Hoy en nuestro blog queremos hablaros de una ruta preciosa para realizar cuando decidais visitar la localidad del El Rompido, el Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha del Rompido.

El Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha del Rompido es un espacio natural situado a ambas orillas y en la desembocadura del Río Piedras, en la provincia de Huelva. Está comprendido en los términos municipales de Lepe y Cartaya.

Con la construcción del Embalse del Piedras y la Presa de los Machos, en el curso del Río Piedras, el caudal de agua disminuyó notablemente, acelerando el proceso de sedimentación que estaba formando una lengua de arena paralelamente a la costa. Actualmente, esta crece a un ritmo de 30-50 metros anualmente. Los humedales de las marismas son un vestigio de la antigua línea costera, que llegaba hasta el Acantilado Flandriense en el que está situada la Torre del Catalán.

En el norte, a ambas orillas del Río Piedras crecen bosques de pinares y el puente de la Tavirona cruza el río en el curso de la Vía verde del litoral, que sigue el antiguo trazado de la línea de ferrocarril Gibraleón-Ayamonte. Las aguas descienden lentamente y a menudo el mar se interna en el cauce del río hasta el Puente de La Barca, situado en el trazado de la  N-431 . Varios antiguos molinos mareales, ya en desuso, escoltan al río en sus flancos hasta llegar al puerto fluvial de El Terrón, donde el río gira a la izquierda hasta su desembocadura, dejando en su margen derecho la flecha litoral Flecha del Rompido, donde se encuentra la playa de Nueva Umbría.

La Torre del Catalán domina el paisaje de la mayor parte del paraje natural, en especial las marismas situadas entre El Terrón y La Antilla, surtidas de agua con cada marea por el Caño del Fraile. Por encima del mismo, un puente conecta la con la playa de Nueva Umbría.

El Paraje Natural acoge tres ecosistemas principales (duna, retamar y marisma) con vegetación muy escasa como cardo de mar, barrón, retama blanca, lentisco y diversa vegetación halófila.

Las aguas de sus marismas son ricas en invertebrados, crustáceos, moluscos y peces, de los cuales se alimentan las aves acuáticas y marinas que visitan este enclave durante sus rutas migratorias. Se pueden observar aves limícolas como el inconfundible ostrero, con su plumaje blanco y negro que contrasta con sus patas rosadas, y el llamativo pato colorado, que tiene en esta zona su cuartel de invierno. También es posible contemplar el pesado vuelo de los cormoranes y a diversas especies de gaviotas.

Junto al patrimonio natural, esta zona también posee un importante patrimonio cultural. Fenicios, romanos y musulmanes colonizaron estas costas, dejando a su paso restos arqueológicos. En la población de Lepe, se pueden visitar lugares de interés como el Puerto del Terrón, de la época fenicia, y la Torre del Catalán, construida en el siglo XVI con objeto de evitar las invasiones turcas. Hoy día, la pesca tradicional, junto con la afluencia turística y la agricultura de regadío, constituyen la base de la economía de la zona. Los visitantes encontrarán una amplia oferta donde elegir: deportes náuticos, recorridos fluviales, pesca deportiva, cursos de buceo y windsurfing son algunas de las opciones por las que el visitante se puede decantar.

Así, que si estás pensando en reservar en una zona inmersa en los bellos paisajes de la Costa de la Luz, nuestros apartamentos Life Apartments El Rompido son una excelente opción para ti ¿Hablamos?